Elige el turbante oncológico ideal
Perder el cabello durante el tratamiento de quimioterapia puede convertirse en un duro cambio a afrontar para muchas mujeres, sin embargo, al tratarse de algo transitorio, existen diversas soluciones que ofrecen casi la misma protección del cabello y proporcionan a la vez confort, seguridad y estilo.

Los turbantes o pañuelos oncológicos son algunas de las prendas confeccionadas con tejidos y diseños ideales para que toda mujer se sienta cómoda y bella al salir a la calle o al simplemente, para sentirse plena y segura en su hogar. 

Así las cosas, es importante saber elegir el turbante correcto, pues si bien un diseño puede ser llamativo y cautivante, a la hora de comprar, el material y sus características son primordiales, pues de estas depende que la piel del cuero cabelludo se mantenga sana y no sea una aflicción su uso.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de escoger el turbante oncológico adecuado?

A diferencia de una tela o un pañuelo corriente, los turbantes oncológicos están diseñados específicamente para pacientes con cáncer o en su defecto, un caso permanente de alopecia, quienes requieren de un cuidado especial en su piel. Por esto, lo primero es asegurarse de que su confección esté basada en tejidos suaves y aptos como lo son el algodón o la viscosa de bambú. 

Estos tejidos naturales garantizan que el textil con el que se elaboran estos turbantes, gorros o pañuelos no contenga químicos, de hecho, muchos de ellos cuentan con una certificación científica como OEKO-TEX ® – Caretech ®, que confirma la ausencia de sustancias nocivas para la piel en su composición. Para tener certeza que estás invirtiendo bien tu dinero, verifica en la etiqueta del producto estos factores para que estés más segura y no pierdas tu inversión.

Adiós a las costuras

Otra clave, aunque parezca de poca importancia, es que el turbante esté diseñado de manera que no tenga costuras interiores o en su interior traiga una doble capa protectora de Bambú, esto con el fin de garantizar su comodidad y evitar laceraciones en la piel.

Una buena prenda se debe adaptar a ti y hacerte sentir cómoda, debe permitir la correcta transpiración y mantener la temperatura ideal en el cuero cabelludo, así como debe ser fácil de colocar y no desacomodarse.

Termorregulación

Los turbantes suelen de acuerdo al espesor de su tejido o la cantidad de hilos que les conforman causar sofocación, así como podemos experimentar sensaciones térmicas de acaloro o frío con una chaqueta, podemos sentirlo con un turbante, lo que no resulta para nada agradable. Por eso, es importante a la hora de elegir que verifiques que su materia prima proporcione frescura.

Protección ante factores externos

Así como la termorregulación, existen algunas referencias que contienen filtro solar, algunos de ellos, como la marca CHRISTINE HEADWEAR ® certificados bajo el sello de Arpansa UPF 50+, una entidad australiana que monitorea que los productos que afirman aislar los rayos ultravioleta, en verdad lo hagan.

En conclusión, depende de que atiendas a cada una de estas recomendaciones que el o los turbantes que utilices durante tu proceso sean tu mejor compañía. Una buena inversión marca la diferencia.  

En Livit nos importa tu bienestar durante el proceso de tratamiento y por eso te ofrecemos la mejor atención para que puedas seguir sintiéndote bella y cómoda durante esta etapa. Te ofrecemos asesoría sin costo. Contamos con gran variedad de productos y entre ellos, turbantes especializados para pacientes oncológicos.

¿Qué te parece si hablamos?

Llámanos al 313 296 0908 con gusto te atenderemos.

LIVIT, ¡Siempre contigo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *