Amor propio
Ama tu diagnóstico de cáncer y aprende a amarte

En el mes del amor y la amistad, sueles festejar, agasajar y limar asperezas con algunas personas de tu entorno. Juegas amigo secreto, endulzas y celebras el tener la fortuna de contar con amigos o pareja. Pero, qué tal si aprovechas la fecha para amarte y priorizarte, que tal si te reconcilias contigo y tu diagnóstico de cáncer.

Hoy, nuestro regalo de amor y amistad será recordarte que vales oro. A través de este blog te orientaremos y te invitaremos a reflexionar y a avanzar en lo que falte para recuperar tu amor propio si lo has perdido a causa de tu diagnostico de cáncer.

Uno de los primeros sentimientos que nos inunda, de hecho, generalmente es el primero, es la rabia contra nosotros mismos tras un diagnóstico de cáncer. El miedo, la ira y la incertidumbre le preceden.

Es inevitable que nos sintamos culpables por no haber siquiera imaginado que el cáncer vivía en nuestro organismo. Sentimos que no hicimos lo suficiente por nuestra salud. Recordamos esas veces que sentimos que algo no andaba bien, pero antepusimos nuestras responsabilidades y por nuestra mente jamás pasó realizar un chequeo médico.

Tanto hombres como mujeres nos abandonamos hasta el punto de perder total interés en nuestro aspecto y bienestar físico. En la lista de pendientes está primero “realizarse como persona” y cumplir con todos los estándares sociales necesarios para hacer parte de la lista de “la gente exitosa”. Solo cuando llega un maestro tan fuerte como el cáncer reflexionamos y nos preguntamos: ¿En serio era tan importante todo eso?

A partir de allí, comienza una batalla interna increíble. Incluso quienes tienen un amor propio desarrollado encuentran difícil aceptarse y amarse al sentirse culpables de su mal estado de salud.

Autoestima: Una palabra que muchas veces no está en nuestro vocabulario

Conocemos un concepto muy vago sobre la autoestima. Nos dicen que este concepto se desarrolla desde la infancia y durante la adolescencia. Inmediatamente, asumimos que, si no se trabajó durante esta etapa de nuestras vidas, ya todo está perdido.

El cáncer en sí provoca sentimientos encontrados y conflictivos. El impacto psicológico no da espera y si no se sabe tratar, amenaza nuestra integridad mental. Esta situación es muy común cuando su tipología compromete alguna parte externa del cuerpo como es el caso del cáncer de mama.

Sin embargo, con los tratamientos adecuados el cáncer podrá ser erradicado de tu cuerpo. Según el artículo publicado por laboratorios Roche en su revista “Entre nosotras”, los cambios físicos causados por este pueden ser perturbadores. No obstante, deberás inmediatamente trabajar en desarrollar tu amor por tu diagnóstico de cáncer, sus secuelas y por ti mismo.

Para iniciar con el pie derecho, debes tener presente que nunca es tarde para alimentar un acto tan noble como en de amarnos a nosotros mismos y en este caso, es necesario que aprendas a amar tu diagnóstico de cáncer.

Pero, ¿Cómo doy el primer paso? Es una pregunta que nos ronda. A veces se convierte en obstáculo y preferimos seguir con nuestra pobre autopercepción. Para no dar este paso en falso, puedes arrancar por hacer una introspección para conocerte, haz un check list de lo mejor que te compone y comenzar a enamorarte de ti de nuevo. Verás que tu lista será larga.

Muchas veces basamos nuestro amor propio en los conceptos que recibimos desde afuera, pero, resulta que cuando logramos sumergirnos conscientemente en nuestro interior, hallamos cosas que ni siquiera imaginábamos hacían parte de nosotros.

Te recomendamos leer: ¿Los cambios físicos luego de superar el cáncer pueden afectar tu vida íntima?

Analízate y analiza tu Diagnóstico de cáncer

Es justo en el punto donde creemos se acerca el fin de nuestras vidas, donde debemos aprovechar para conectarnos con nuestro interior y encontrarle sentido. El mismo que marcará un nuevo comienzo, una nueva oportunidad de amarnos como lo merecemos.

Como nuestra fundadora Amanda González, enfermera egresada de la Universidad Nacional de Colombia y sobreviviente de cáncer de mama ha mencionado en sus blogs, un diagnóstico de cáncer debe ser tomado con respeto. Debemos analizarlo y no caer en preguntarnos “Por qué a mí”, sino “Para qué”. Es entonces cuando entenderemos cuan importantes y valiosos somos.

Así mismo Amanda recomienda que “lo primordial que debes saber es cómo sacar lo mejor de ti mismo y empezar a sentir bienestar desde adentro, no hay que guardar sentimientos y emociones, hay que expresarlos para poder afrontarlos”.

Por otra parte, Rocío Calentura Pinilla docente universitaria retirada, hoy mentora espiritual y sobreviviente de cáncer de mama, afirma que, amarse a sí misma aún más de lo que acostumbraba, le salvó de los efectos emocionales que trae consigo el diagnóstico de cáncer.

Rocío asegura que, luego de superar su tratamiento, aprendió a amarse, a soltar, a ver la belleza de sus ojos y de su ser. Así mismo, nos compartió una de las técnicas que ella usó para recuperar su amor propio:  

“Necesitas mostrarte tal cual, y cómo eres, la esencia de tu ser. Un ser espiritual y lleno de amor. Cada vez que pases por un espejo, no dudes en decirte “Te amo”, sin temor. Poco a poco reflejarás tu esencia en los demás, pero primero debes darte mucho amor”.

Luego de pasar por todo esto, Rocío concluye que, experimentar su diagnostico de cáncer reafirmó el sentido de su vida y entendió cuál era su misión en el mundo. Eso suele pasarle a todos los que reciben una segunda oportunidad de vida.

Ellas aconsejan

Amanda y Rocío coinciden en que, al enfrentar un diagnóstico de cáncer hay que hacer un cambio de adentro hacia afuera, un cambio de pensar, de hablarte a ti misma a tus células y cada parte de ti. Emprender un nuevo renacer.

Así mismo aseguran que, el diagnóstico médico se puede cambiar. Hay que hacer un cambio de todo: de conciencia, alimentación, meditación, perdonar, soltar el rencor y amar cada parte de tu ser. el cáncer es un gran maestro, muchas veces nuestra alma Planea esos aprendizajes para volver al amor propio.

No simientes tu amor propio en el físico

No hay juez más duro para señalarnos que nosotros mismos. Aun cuando tenemos nuestro cuerpo saludable, quizá con algunos “toquecitos que no cumplen con los estándares de belleza”, nos criticamos y condenamos a nuestro cuerpo casi que al exilio.

Las mujeres especialmente cargan con el peso de cumplir las expectativas de su entorno: Ser bellas, ser mamá, mujer ejemplar, trabajar, ver por el hogar, ser buena esposa y un sinfín más de acciones que deben cumplirse.

Estas obligaciones pueden atarearnos y alejarnos del auto cuidado. Sin embargo, jamás debes olvidar el maravilloso ser que eres, que mereces toda la felicidad del mundo y que eres único.

Sin importar los cambios físicos que te traiga tu diagnóstico de cáncer, no olvides que eres fuente de energías maravillosas y que el resto de tu cuerpo te respalda para que sigas experimentando el maravilloso milagro de la vida.

Algo cierto es, ¡jamás nos enseñan a priorizarnos! O no a la mayoría. Aun así, eso no debe marcar tu destino. En tus manos está el cambio. No permitas que tu entorno influya o te asuste al momento de retomar a tu rutina.

Pasos para alimentar tu amor propio

Ya que llegaste hasta aquí y ya enfrentaste un poco esas verdades que inconscientemente pasamos por alto, te compartimos los principales pasos que debes seguir para comenzar a nutrir tu amor propio:

Invierte en ti

Hablar de los costos de los cuidados que necesitas antes, durante y después de un tratamiento oncológico puede ser un dolor de cabeza, fuera de un gasto inesperado. Aun así, reflexiona en que otras cosas sin sentido has invertido y hasta perdido dinero, entonces, ¿Por qué no invertir en mi bienestar y confort?

Para la recuperación del amor propio es primordial que invirtamos tiempo y cuidados que contribuyan a un proceso de recuperación rápido y efectivo. Tener buenos hábitos como una alimentación sana y cuidar de nuestra mente y cuerpo serán un buen inicio. Por otra parte, adquirir algunas cosas como un buen turbante oncológico, un kit oncológico de productos para el cuidado para la piel y posteriormente, en caso de perdida de mamas una buena prótesis mamaria externa acompañada de un buen sostén, harán que sea más fácil adaptarse a los cambios.

Te puede interesar: Cómo cuidar tu piel ante un Tratamiento Oncológico

Eres un héroe o Heroína. No lo dudes

No cualquiera supera un diagnóstico de cáncer. Tú fuerza mental y física son muestra de cuan poderoso o poderosa eres. Diste la batalla y la ganaste. Igual, si la estás librando hasta ahora mentalízate que saldrás victorioso o victoriosa. ¡Lo lograrás, ya verás!

La fuerza que nos permite salir adelante, tomar decisiones, superar adversidades y controlar nuestro organismo, está justo dentro de nosotros. Visualízate desde lo positivo: Tu eres, tú puedes, tú crees.

Sin caer en el narcisismo y sin darle la razón a Freud, debemos ponernos como prioridad. Debemos amarnos tanto hasta que ese amor destile por nuestros poros, sane todo en nuestro ser y nuestro entorno.

Dedícate este o cualquier día a ti y solo a ti. Sin importar que sea una fecha especial, todos los días son especiales para amarte. Sana tu relación con cualquier dolencia que estés enfrentando, vívela, porque lo único que quiere decirte es que mereces amarte como a nadie más.

¡Feliz día del amor y la amistad les desea Livit Tienda Oncológica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *